Para comenzar vuestro viaje a Tailandia, os recomendamos ir a Bangkok como punto de partida. Mucha oferta en vuelos, facilidad de visado en Tailandia en el mismo aeropuerto y gratis, hacen de ella una de las más asequibles para todos.  Bangkok tiene de todo y es muy barata. Lugar ideal para acostumbrase al calor del sudeste asiático. Comprar ropa barata, olvídate de preparar tu mochila. Es un país con gente abierta, educada y te será muy fácil moverte. Es una manera sencilla de estar más de dos meses sin pisar tu casa.

Su situación en el sudeste asiático es inmejorable. Hacia el sur tienes Indonesia y Malasia. Puedes también dirigirte al este conociendo Camboya, Laos y Vietnam. Al este tienes Myanmar.

Un viaje a Tailandia es entrar por la puerta del exotismo asiático. Tiene muchas cosas interesantes que ver, playas estupendas, buena gastronomía, ruinas históricas, alojamientos baratos para mochileros. No hace falta que lleves grandes sumas de dinero en efectivo. Hay muchos cajeros ATM por todo el país. Cobran una comisión fija de 150 baht (3,7 €) por cada disposición.

El tráfico de Bangkok es una pesadilla. En taxi o un túk-túk a determinadas horas puedes perder medio día y media VISA. El metro aéreo (Skytrain) es cómodo, seguro, fiable y barato. Es el mejor medio para moverse por la ciudad. Se paga con monedas pero hay sitios para cambiar dinero en las estaciones.

Ten muy en cuenta las temporadas de monzones. En el mar de Andamán (Pukhet, isla Phi Phi, Krabi) el monzón coincide con julio y agosto. No significa que esté todo el día lloviendo, pero puedes encontrarte con una semana entera de cielo nublado y con el mar picado y oscuro. En esos meses es mejor ir al golfo de Tailandia, donde están Koh Samui, Koh Phan-Ang y Koh Tao. La temporada buena de Pukhet es noviembre-diciembre; en esos meses es cuando más llueve en Samui y las islas del golfo.

Viaje a Tailandia.

railay-beach-tailandia

Si buscas playas y resort más tranquilos es mejor ir a la provincia de Krabi, como Koh Lanta o Hat Railay. El archipiélago menos conocido y menos invadido por el turismo es Koh Tarutao, al sur del mar de Andamán, casi en la frontera con Malasia.

No hay que ponerse ninguna vacuna para ir a Tailandia. Pero en algunas ciudades e islas del sur es aconsejable la prevención porque hay zonas con dengue. Es muy fácil y barato alquilar motocicletas en todas las islas turísticas; en algunas es incluso la única forma de moverse. ¡Cuidado!, no te dicen que no llevas seguro y si pasa un accidente, te retendrán luego el pasaporte o la fianza que hayas dejado.

La mejor forma de disfrutar Bangkok es subir al atardecer a los bares panorámicos de los hoteles instalados en rascacielos en el downtown. Visitar Tailandia implica también la visita a numerosos templos. Se exige unas normas de vestimenta: en general las mujeres deben de ir con falda por debajo de las rodillas y camisa o camiseta que no deje ver los hombros. En muchos lugares, por ejemplo, el complejo del Palacio Real y el templo el Buda de Esmeralda, no está permitido ni a hombres ni a mujeres ir con pantalón corto; en ellos suele haber tiendas que alquilan pantalones largos de algodón.

Conviene contratar un seguro de viaje, ya que la Seguridad Social española no cubre la atención allí. En caso de necesidad se llama al número convenido, se abre un expediente que autorice los gastos que se vayan a generar por un ingreso hospitalario.