Lleida es una ciudad que inmerecidamente vive a la sombra de la opulente Barcelona, la histórica Tarragona o la encantadora Girona, pero que poco a poco y en base a mucha humildad, se ha descubierto como la gran joya que es y como puerta de los Pirineos.

Todo ello hace que quien disfruta de pisos de alquiler en Lleida no solo viva en una ciudad igualmente monumental que sus vecinas, de las que no queda a más de una hora de cada una, sino también de una ciudad entre montañas y que ha sabido reinventarse para ofrecer lo mejor a sus visitantes y habitantes. ¿Qué podemos encontrarnos en esta sorprendente ciudad?

La Seu Vella: la joya de la corona

Lleida luce como ninguna otra ciudad con orgullo su máximo patrimonio. Y es que la catedral vieja de Lleida no solo se alza como atalaya vigilante de la ciudad, sino que su bello perfil románico domina desde cualquier perspectiva, para orgullo de sus habitantes.

La Seu Nova: historia viva de la ciudad

La guerra de Secesión trajo numerosos daños a la ciudad, pero una nueva catedral como consecuencias. La “Vella” quedó bastante dañada y fue usada como cuartel militar durante la contienda, por lo que se alzó una encantadora catedral nueva a la que no le falta ni su Virgen de Montserrat.

Eje comercial: el mayor de Europa

El eje comercial de Lleida, con más de 3,5 kilómetros de largo y totalmente peatonal, comparte junto con el también catalán carrer de Sants el título de la mayor calle comercial de Europa.

Dentro de este eje, que lo integran varias plazas y calles de las que destaca la calle Mayor, encontramos más de 450 establecimientos, sobre todo de grandes cadenas textiles.

Palacio de la Paería

Bellísimo edificio de estilo gótico catalán cuya denominación esconde el Ayuntamiento de la ciudad, denominado de esta peculiar forma debido a unos nobles privilegios otorgados en la Edad Media a los cónsules de Lleida y Cervera de manos del rey Jaume I, por los cuales eran nombrados “paers en cap” (hombres de paz que toman el mando).

Parque de la Mitjana

A la entrada de la ciudad por el noreste nos encontramos con una extenso bosque mediterráneo de ribera que sirve de área de recreo de la ciudad y donde se concentra todo aquel que quiera disfrutar de la naturaleza pura a dos pasos del centro.

Con 90 hectáreas de extensión, el parque incluye represas, estanques, embarcaderos y otros elementos en torno a su máximo protagonista, el río Segre.

Parque de los Campos Elíseos

Parque de estilo francés a orillas del Segre ampliamente ornamentado donde, además de disfrutar de su monumentalidad, se celebran los grandes acontecimientos de la ciudad, como las fiestas de Mayo, l’Aplec del Cargol (la fiesta del caracol, donde se puede disfrutar este plato típico ilerdense) o la feria de Abril, organizada por la comunidad andaluza de la ciudad.