Muchas veces recordamos con alegría aquellos maravillosos años en los que una simple pelota o muñeca