Mallorca se ha convertido en la segunda zona de España con mayor inversión extranjera en bienes