Lleida es una ciudad que inmerecidamente vive a la sombra de la opulente Barcelona, la histórica