Ya sabemos que en España no somos mucho de dejar buenas propinas aun recibiendo un servicio