La mejor forma de aprender un idioma diferente al materno es viviendo una completa inmersión lingüística.