Los grandes secretos que encierra Barcelona atraen cada año a un número ingente de turistas a recorrer sus calles. El rumor de que La ciudad condal es una de las visitas imprescindibles en Europa se ha extendido, y esto ha hecho emerger numerosas empresas dedicadas al turismo específico de la región, una de las mejores formas de disfrutar Barcelona es la que ofrece la empresa Barcelona CityTellers, que ofrecen tours temáticos de todo tipo para disfrutar de la capital catalana a la vez que se descubren sus secretos, leyendas y su gastronomía.

Esta iniciativa, que corre a cargo de un grupo de empresarios y amantes de los viajes , cuya máxima pasión es dar a conocer su ciudad para que los visitantes la disfruten hasta el punto de querer repetir la experiencia. El objetivo final de los recorridos de CityTellers es que los visitantes expriman al máximo su experiencia como turistas y que conozcan Barcelona como si fueran uno más de sus ciudadanos.

Uno de los tours más interesantes es el Gaudí Tour Barcelona, durante el que se puede disfrutar de la obra del emblemático arquitecto. Este recorrido permite descubrir la energía creativa de la ciudad mientras se disfruta de un paseo por los barrios más elegantes. Algunas obras como La Pedrera, La casa Batlló o la Sagrada Familia esconden secretos que serán revelados en uno de estos paseos organizados. Tras el recorrido llega la hora del descanso y los visitantes tienen un espacio reservado en una terraza con vistas a la gran basílica. Allí surge la posibilidad de tomar un vermút y probar algunas de las tapas más tradicionales de la zona, desde las más clásicas a las más vanguardistas.

Si realmente se quiere explorar es espacio gastronómico, lo mejor es apuntarse a Tapas Tour Barcelona, en el que se puede disfrutar de la oferta culinaria de la ciudad condal. Además, se pueden visitar los lugares gastronómicamente más relevantes, situados en los emplazamientos más visitados de Barcelona como el transitado Barrio Gótico. Esta ruta permite conocer y pasear por los lugares más carismáticos probando las tapas típicas barcelonesas, por ejemplo, la ración de jamón ibérico aderezada con una copa de cava al final. También merecen un lugar destacado los arroces, entre los platos más solicitados, la paella barcelonesa o el arroz negro.

Otra de las opciones es decantarse por un tour privado, que están pensados para grupos de amigos para 4 o más personas. Tienes la posibilidad de informar previamente a la empresa de los intereses particulares del grupo y la disponibilidad y ellos diseñarán una visita guiada a la medida. Esta oferta incluye la recogida, el recorrido y un componente culinario. Definitivamente el sector turístico está resurgiendo, aunque desgraciadamente siempre tiende a estancarse en ofertas obsoletas, en los últimos años han hecho aparición emprendedores como estos que ponen a disposición del cliente propuestas originales que además se adentran en la cultura de la ciudad. Han sabido interpretar las nuevas inquietudes del turista y plasmarlas en recorridos hechos a medida.